Moncho Ferrer en Granada Hoy




"La educación es el motor para erradicar la pobreza, ahí hay que centrar los esfuerzos"

Enlace a la noticia
Con el objetivo de recaudar fondos para la construcción de una escuela en India, el hijo de Vicente Ferrer participa hoy y mañana en varios actos en Granada, donde la Fundación cuenta con 2.500 colaboradores
A. Beauchy / Granada | Actualizado 31.03.2011 - 01:00

El hijo de Vicente Ferrer aterriza hoy en Granada procedente de India. Su vinculación familiar con la ciudad y los más de 2.500 colaboradores que trabajan desde hace años con la institución han marcado este lugar como cita obligada anual del máximo responsable de la Fundación Vicente Ferrer.

-Uno de los objetivos de su visita es recaudar fondos para construir una escuela en Danduvaripalli. Háblenos del proyecto.

-Gracias a las actividades de los voluntarios granadinos, el año pasado construimos una escuela en Gudibanda, que van a inaugurar alumnos del Sagrado Corazón de Granada. Y este año la recaudación de la cena de mañana irá destinada a la construcción de otra escuela en un pueblo donde los niños tienen que desplazarse muchos kilómetros para acudir al colegio. La educación es el motor para erradicar la pobreza y los esfuerzos que hagamos son pocos.

-¿Cómo ha respondido el pueblo granadino a las iniciativas de la Fundación Vicente Ferrer?

-Granada ha apoyado el proyecto desde el inicio. Existe una vinculación muy estrecha de mi padre con Granada. Su hermano, Tomás, vivió aquí y jugó en el Granada CF.; y mis primos Vicente, Tomás, Teresa y José viven en Granada. Siempre hemos tenido un equipo de trabajo ejemplar en esta provincia, liderado por Antonio Ballesteros, que ahora continúan Carmen Corpas, María José Rodríguez y Javier Alonso. El pueblo de Granada es un ejemplo de pueblo solidario.

-La Fundación cumple más de 40 años de trabajo en India, ¿cómo se gestiona una red tan grande?

-La Fundación tiene cerca de 144.000 colaboradores y, aunque contamos con apoyos en otros países, la mayoría son de España. Para estar más cerca de ellos, la Fundación dispone de delegaciones en Andalucía, Valencia, Madrid, Baleares, Euskadi, Navarra, Alicante y Barcelona, donde está la sede central. Colaboran apadrinando un niño, como socios colaboradores, apoyando el programa De Mujer a Mujer o financiando un proyecto concreto. La mayoría de los colaboradores granadinos apoyan el programa de apadrinamiento y el de mujeres, aunque un grupo de voluntarios organizan también actos para financiar proyectos.

-Para los lectores interesados en ser voluntarios de la Fundación Vicente Ferrer, ¿qué cualificaciones os hacen más falta?

-En España los voluntarios desarrollan tareas administrativas y participan en actos de sensibilización. En India, el 99% de las personas que trabajan en Anantapur (Andhra Pradesh) son naturales del distrito: han sido formadas por la Fundación y trabajan en su tierra natal. Dado que uno de los objetivos de nuestra organización es la creación de empleo en la zona, los voluntarios españoles desarrollan sólo aquellas tareas que no pueden ser asumidas por personas autóctonas. Para el voluntariado se requieren perfiles profesionales muy concretos como fisioterapeutas, logopedas, terapeutas ocupacionales, arquitectos o profesores de español. Además, solicitamos una permanencia en el terreno de 3 a 6 meses.

-¿Cuáles son los objetivos de sus proyectos educativos?

-Tenemos un programa integral, de educación, sanidad, ecología, vivienda, personas con discapacidad y mujer. El sector educativo es la base del desarrollo, ya que la Fundación ha conseguido prácticamente el 100% de escolarización primaria. Ahora los esfuerzos se centran en promover la continuidad en los estudios secundarios y superiores. Un millar de estudiantes cursan estudios universitarios gracias al programa de becas de la Fundación.

-¿Cómo se puede cambiar la mentalidad de India, con 40 millones de ricos y 400 de pobres?

-Lo más importante, tras ganarnos su confianza, es hacerles entender que no tienen que resignarse a su destino por el hecho de haber nacido en una casta baja. Las comunidades más pobres fueron conscientes, poco a poco, que había alguien a su lado para mejorar sus condiciones de vida.

-¿Cómo está sufriendo su organización los recortes por la crisis económica? En España se cifra en casi 3.000 millones de euros el 'tijeretazo' a las ONG...

-Hemos notado una cierta disminución de aportaciones de empresas, pero nuestros socios y colaboradores no han dejado de confiar en nosotros. Es evidente que siempre acaban sufriendo la consecuencias de la crisis los más débiles. No deberían recortar partidas del presupuesto general que para ellos son irrisorias y para las comunidades más desfavorecidas imprescindibles.

-Se han detectado casos de corrupción en ONG, ¿cómo se organizan para evitar esto?

-Es importante que salgan a la luz pública. La gente debería saber con qué tipo de organización colabora. Pero no se puede generalizar. Todo los que vale la pena en la vida cuesta mucho. La confianza también. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada